Ser mujer: mitos que nos creemos las mujeres a los 20, 30 y 40 | Tips & Consejos de belleza Pond's

Ser Mujer

Ser mujer: Desde que somos niñas se nos enseña que una mujer debe ser femenina, educada, bonita, pulcra y maternal, entre muchas otras cosas. Creemos que ser mujer es equivalente a seguir cuidadosamente los siguientes pasos: desarrollarnos, educarnos, enamorarnos, casarnos, tener hijos, peinarnos, maquillarnos y finalmente, darle la bienvenida a nuestra “querida amiga” la menopausia. Es por esto que nuestras cabezas están repletas de mitos que van mutando, poco a poco, de década en década. A continuación te mostramos los mitos en los que creen las mujeres a los 20, 30 y 40 años.

Ser mujer a los 20…
“Creemos que no tenemos que cuidarnos”: a los 20 creemos que nuestra piel siempre va a estar perfecta y que eso de las arrugas se ve muy lejano. Pero la realidad es que nunca es muy temprano para empezar a cuidarnos; en esta edad es recomendable crear rutinas de limpieza facial que incluya retirarnos el maquillaje todas las noches. Recuerden que por cada día que no nos desmaquillemos, agregaremos más años de vejez a nuestra piel. Es momento de que empieces a cuidarte para así poder llegar a ser una mujer envidiable a los 30 con una piel perfecta y mantenida con productos como Ponds Age Miracle una crema que verdaderamente hace milagros.

Ser mujer a los 30…
“Lo que yo necesito es perro, carro, casa y beca”: a los 30 cambian nuestras prioridades. A estas alturas, la fiesta deja de ser lo primordial y nos enfocamos en dos cosas: amor y estabilidad. De este mito surgen dos sub-mitos:

  1. “Entre más dinero gane, mejor es el trabajo”: es verdad que el dinero puede darte comodidades pero ¿de qué te sirve eso si pasas 8 horas diarias de incomodidad en el trabajo? Recuerda que el mejor trabajo siempre  será el que más disfrutes, no en el que más ganes.
  2. “Estoy quedándome solterona”: ¡no eres una solterona! Solterona es ser mujer que vive sola y amargada, pero si aprendes a aceptar tu soledad y a disfrutar tu propia compañía, nunca te sentirás frustrada y descubrirás que, aún sin alguien a tu lado, puedes ser muy feliz.

“Estoy siendo opacada por las de 20”: puede sonar como un cliché, pero es verdad: todo en esta vida es cuestión de actitud. Y aquí viene otro cliché verídico: nos vemos bonitas cuando nos sentimos bonitas. Si eres de las mujeres de 30 que se sienten intimidadas por las de 20, a ti te decimos: ¡tu negatividad es lo único que te opaca! los 30 son, por el contrario, el momento de brillar. A los 30 nos desprendemos de nuestros complejos, nuestras inseguridades y miedos. Y es que no hay mejor accesorio para una mujer que su seguridad. Sin embargo, si sigues con dudas, existen algunos tips de belleza que te pueden ayudar a brillar sin sentirte opacada por NADIE. Si este es tu caso, te recomendamos probar la crema Gold Radiance de Pond’s para iluminar con tu piel todos los sitios por donde camines y la vida de cualquier persona que conozcas.

Ser mujer los 40…

  1. “Ya me casé, ya estudié, ya crié ¿y ahora qué?”: como mujeres dedicamos gran parte de nuestro tiempo y de nuestra vida a la crianza. Es por esto que nada nos resulta más aterrador que ver migrar a nuestros hijos de los nidos que con tanto amor hemos creado para ellos. Pero TRANQUILAS amigas de 40, el mundo no se detiene cuando culmina nuestra labor de madres. Ser mujer a los cuarenta, es el momento ideal para dar paso a una especie de “segunda juventud”. No le tengas miedo al cambio y disfruta de no tener que servirle a nadie más que a ti misma. Si sigues con la duda de “¿y ahora qué?”, he aquí tu respuesta: ahora es momento de retomar tus hobbies y reencontrarte contigo misma.
  2. “Ya no levanto ni polvo”: todas hemos tenido uno de esos días existenciales en los que nos miramos al espejo y no nos reconocemos. Es normal sentir nostalgia por aquellos llamados “años mozos” pero la idea no es sumergirse en el pozo de la depresión. Y es que estamos en el 2014 ¡ya no hay excusas!; hoy no hay mujeres feas sino mal informadas. Antes una mujer arrugada no tenía otra salida más que la de rezar y quejarse. En términos de belleza, no existe razón alguna para ser chapada a la antigua. Los expertos de Pond’s ponen todo su conocimiento al alcance de nuestras manos y nos ofrecen rutinas de cuidado como la línea Pond’s Flawless Radiance para evitar, prevenir, disimular o disminuir el envejecimiento.

Finalmente, aunque son muchos los mitos que rondan la cabeza respecto a ser mujer sin importar su edad, tal vez sea hora de derribar esos que no nos permiten sentirnos plenas, realizadas y que se convierten en obstáculos a la hora de llevar nuestras vidas no como nos lo ordenan, sino como a nosotras nos gusta.
TOP