Tu piel tiene buenos hábitos, ¿y tú?

El Instituto Pond’s descubrió que en realidad nuestra piel sabe cuidar bastante bien de sí misma. En condiciones óptimas, es capaz de regular su propia temperatura y grado de humedad, de protegerse de los dañinos rayos del sol, e incluso, de realizar su propio proceso de renovación celular.  
 
¿Cómo se renueva la piel? 
El proceso de autorrenovación se llama descamación; es un proceso natural y suave de exfoliación de la propia piel. La piel está diseñada para desprenderse en capas de manera ordenada. En este proceso, las enzimas de la piel eliminan una estructura celular conocida como desmosoma que ayuda a las células a permanecer unidas. La piel desprende aproximadamente una capa al día, y esto sucede de manera natural.
 
La capa córnea es la capa más superficial de la epidermis de la piel yesta compuesta por células de piel muerta, es aquí donde ocurre la descamación. Las capas más profundas de la epidermis se conocen como capas basales y se mantienen adheridas gracias a las proteínas celulares de adhesión (desmosomas).
 
¿Significa entonces que no debemos cuidar de nuestra piel?
Desafortunadamente para nosotros, vivimos en una época donde estamos expuestos a alta contaminación: rayos ultravioleta, sustancias químicas, polvo, suciedad y bacterias que resultan dañinos. Estos contaminantes, adicional con el clima cálido, seco o frío en que vivimos, pueden llegar a producir condiciones difíciles dentro de nuestra piel que impiden su buen funcionamiento y crean un proceso de renovación celular más desorganizado. Esta es la razón de que debemos limpiar siempre nuestra piel. 
 
La limpieza ayuda a que nuestra piel mantenga su renovación cutánea saludable. Elimina la suciedad, las impurezas y el exceso de grasa de los poros, al tiempo que prepara para que absorba nutrientes de manera que pueda lograr un equilibrio saludable de humedad.
 
Pero, inesperadamente, a veces le dificultamos las cosas a nuestra piel. Nuestros malos hábitos pueden de hecho contribuir a nuestros problemas de piel, como el acné, las manchas oscuras o las arrugas.
 
¿Cuáles son algunos de los malos hábitos que deberíamos evitar?
No retirar el maquillaje por la noche, pues mientras duermes, tu piel combate todos los cuerpos extraños que tapan los poros. Por lo que dejarte el maquillaje por la noche puede empeorar el acné y hacer que tu piel se reseque y pierda vitalidad. Esto también puede acelerar las señales de envejecimiento de la piel. Por eso, debes limpiar siempre tu piel antes de irte a dormir.
 
Tip 1: Usar productos vencidos
Cuando usas productos de belleza cuya fecha de consumo ya ha pasado, puede perjudicar a tu piel en vez de mejorarla. Es posible que los productos vencidos se hayan contaminado con bacterias u hongos. Además, la eficacia de sus ingredientes activos disminuye.
 
Tip 2 : Lavar tu rostro con jabón corporal
El jabón corporal no está formulado para el cuidado de la piel del rostro y puede resultarle demasiado agresivo. Esto predispone tu piel a la deshidratación y, a la larga, la vuelve más propensa al envejecimiento prematuro. Los limpiadores faciales son más suaves con tu piel y tienen el beneficio agregado de brindarle soluciones con ingredientes específicos para tu problema de piel.
 
Lee más sobre por qué debes tener una rutina de limpieza y descubre qué puedes hacer para estimular los procesos naturales de tu piel.  
 
 
Más información de interés para ti 
 
 
 
TOP