La verdad agridulce acerca de cómo el azúcar afecta tu piel.

● El azúcar en el torrente sanguíneo forma Productos de la Glicación Avanzada (AGEs por sus siglas en inglés).
● AGEs daña las proteínas como el colágeno y la elastina, causando arrugas y flacidez en la piel.
● Desactiva las enzimas y antioxidantes naturales, haciendo la piel más vulnerable a los daños del sol.
Pond’s Age Miracle, enriquecida con retinol, aumenta el colágeno y la elastina para revertir los daños causados.

El Instituto Pond's descubrió que a medida que envejecemos, las células de nuestro cuerpo se regeneran a un ritmo mucho más lento. Algunas veces, sin saberlo, podemos acelerar el proceso de envejecimiento a causa de nuestro estilo de vida, ya que frena la renovación celular eficaz y rompe nuestra producción de colágeno.

El colágeno es importante pues es la proteína principal en la estructura de la piel y se encarga de hacer que la luzca firme y con volúmen desde el interior, dándole un brillo juvenil al exterior. 
Hay muchos tipos de colágeno, según los expertos, es posible que el azúcar dañe los diferentes tipos que producimos.


¿Qué sucede cuando consumimos azúcar?
Consumirla en grandes proporciones puede acelerar un proceso natural en el cuerpo llamado glicación. Esto se produce cuando el azúcar en el torrente sanguíneo se adhiere a la proteína y forma nuevas moléculas dañinas llamadas Productos de la Glicación Avanzada (AGEs).Estas dañan las proteínas adyacentes a ellos como un efecto dominó. Por esto, se concluye que más azúcar significa más AGEs, y eso representa un aumento en el daño a las proteínas que normalmente ayudan a mantener la piel firme.

¿Qué sucede cuando se daña la proteína?
La glicación causa daño al colágeno y a la elastina, deteriorando las fibras proteicas que mantienen la piel firme, suave y sin arrugas desde el interior. Una vez que la proteína está dañada, las fibras de colágeno y elastina se fragmentan y se desconectan entre sí, a causa de esto, aparecen arrugas en forma de líneas finas en la superficie del rostro y flacidez. Estos efectos usualmente aparecen aproximadamente a los 35 años y aumentan rápidamente a partir de entonces.

El colágeno glicado también puede formar una estructura en forma de malla que limita los procesos naturales de reparación y mantenimiento dentro de la piel. Cuando esto sucede, se ve y se siente menos flexible, por ende, se vuelve más propensa a las arrugas.

¿Cómo podemos revertir los efectos del daño del azúcar?
¡Nunca es demasiado tarde para revertir los efectos de la piel! Una forma de lograrlo es aumentar la producción de colágeno con productos que contienen retinoides. Pond’s Age Miracle Día, proporciona una dosis concentrada de retinol que aumenta la producción de colágeno desde el interior para regular la flacidez en el exterior.

Para conservar la nueva producción de colágeno, se debe tomar como precaución el disminuir la ingesta de azúcar, para detener la formación de AGEs.

Podemos frenar la producción de AGEs limitando la cantidad de azúcar que consumimos durante las comidas. Cambiar nuestra dieta por una moderada a baja en carbohidratos u optar por granos enteros y arroz integral, ya que estos alimentos liberan el azúcar a un ritmo más lento, reduciendo la velocidad de glicación al mismo tiempo que nuestra piel se mantiene sana y flexible.

Más información de interés para ti: 





TOP